Estrategias para mejorar tu imagen personal

0
186
Imagen personal

La imagen es todo aquello que las otras personas ven acerca de nosotros, se refiere a la valoración respecto a lo que representamos en un grupo social, ya sea en el trabajo, en nuestra familia, para un amigo, etc. La imagen es un punto importante a trabajar para llevar buenas y eficaces relaciones con nuestros clientes, amigos, socios y familia. Aquí te comparto algunas claves para cuidar y mejorar tu imagen personal.

Seguramente te has preocupado algunas veces por tu imagen personal y no sabes por dónde comenzar a mejorarla, hoy te comparto algunas claves para lograrlo:

  1. Cuida tu lenguaje corporal. En ocasiones no le prestamos atención a nuestros gestos, a nuestra postura y ademanes. Recuerda que los seres humanos no solamente utilizamos palabras para comunicarnos, sino que también mandamos mensajes a través de nuestro cuerpo.

Comienza con un inventario acerca de cómo es tu lenguaje corporal. Investiga a través de fotografías y videos que te hayan tomado, los más valiosos son aquellos en donde no te diste cuenta de que estabas en el cuadro. Ahí podrás ubicar algunos errores que cometes. Quizá no te habías percatado de que te encorvas, de que cruzas la pierna y los brazos al mismo tiempo, mostrándote cerrado ante los demás. 

A partir de lo que encuentres, inicia un plan, hacerlo por escrito potencia la posibilidad de que lo ejecutes, así que haz una lista de lo que tienes qué hacer, por ejemplo: sentarse adecuadamente, no encorvarse, sonreír, estar atento a lo que dicen las personas cuando hablan.

Ten precaución cuando se trate de investigar a través de entrevistas con las personas que te rodean, porque quizá si les preguntas cómo perciben tu lenguaje corporal señalando algunos puntos que tú no consideras trascendentes, terminarás con una sensación de molestia respecto a descubrir qué es lo que piensan los demás sobre tu persona.

  1. Cuidado con la higiene. Recordemos que como seres sociales existen normas explícitas e implícitas en cuanto a la higiene personal. Intenta ubicar qué tipo de cortes de cabello se aceptan en tu entorno, qué se entiende por arreglo personal y qué tipo de arreglos se consideran importantes y necesarios. Cada persona creció en su ambiente y ahí fue en donde normalizó ciertas conductas de higiene. Por ejemplo, quizá en tu entorno familiar no se ponía atención a la manicura, y ahora mandas mensajes de desaliño por llevar unas uñas descuidadas. Igual que en el punto anterior, observa a tu alrededor y anota datos sobre los grupos que son de tu interés. Por ejemplo, cuando se trata del cabello, llevarlo recogido constituye en algunos espacios un requisito, y se considera un descuido traerlo suelto, verifica qué es más adecuado para cada grupo de interés.
  2. A donde fueras, haz lo que vieras. La forma de hablar, de conducirte al respecto de los demás, el tipo de saludo, etc. será considerado adecuado de acuerdo al grupo. Te convoco aquí también a observar, a verificar qué es lo que se considera de buen gusto. Lo que hace la mayoría del grupo, y además, quienes tienen mayor rango y respeto social serán quienes te den ideas acerca de lo que se considera importante. Adaptarse a sus formas puede ser un trabajo en un principio, pero después te acostumbrarás y podrás hacerlo con más facilidad. Pon atención al tipo de palabras que usan, las convivencias que se permiten, las bromas consideradas agradables y desagradables, etc.
  3. La vestimenta. Es importante ubicar el entorno en el que queremos mejorar nuestra imagen. Pensar en vestir mejor no es siempre utilizar la misma fórmula. Es importante que te des el tiempo para verificar de las personas de tu entorno quiénes están mejor integradas y cómo visten. Seguramente ubicas algunos mensajes que manda cada persona dentro de un grupo con su ropa. Así que elige cuáles son los mensajes que quieres enviar y empieza a cambiar tu estilo. Intenta no querer un cambio radical, por costos podrías endeudarte o frustrarte porque resultó demasiado costoso. También se vale investigar en internet los outfits apropiados para tu edad, grupo religioso, puesto laboral, etc.
  4. Cuida tu posición ética. Conducirte con honestidad, ser respetuoso cuando sientes enojo, miedo o frustración, buscar y promover en la misma medida el bienestar personal de los demás, etc. son medidas importantes para mantener credibilidad por parte de los otros. Respeta las pertenencias de cada quien, aunque estén ausentes. Dicen que las personas cometen actos antiéticos a veces solamente por oportunidad, así que observate y verifica que probablemente el beneficio de robar, mentir, engañar, te regala menos oportunidades de crecimiento personal, económico, religioso, sexual y económico, que el costo de enfrentar un error o sacar provecho de alguien.

La imagen personal no es un tema de estar a la moda o de cuidar el cuerpo, también se refiere a las acciones, actitudes y a las decisiones que tomamos cada día.

Artículo anterior¿Cómo saber si soy infértil?
Artículo siguienteAceptación de uno mismo
Somos una empresa que implementa el Programa de Asistencia a Empleados más completo en México y LATAM con el objetivo de brindar bienestar a las empresas, los empleados y sus familias a través de nuestras herramientas de salud laboral.
5 1 vota
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios