Cuando los hijos se van

0
734
Cuando los hijos se va
Cuando los hijos se van

Es una realidad que los hijos van creciendo y llega un momento en donde han alcanzado la edad adulta y deciden comenzar su vida independiente: vivir solos, casarse, ir a estudiar al extranjero, o tomar otras decisiones. Esto implica movimientos en la dinámica familiar, pudiendo generar en los padres emociones como estrés o tristeza, lo cual se conoce como síndrome del nido vacío.

Este síndrome es una realidad que experimentan muchas madres, padres o cuidadores, especialmente cuando los hijos se van de casa. Esta sensación de vacío y tristeza se experimenta principalmente por los padres, al sentir que pierden parte de su propósito y de su identidad al dejar de ser los cuidadores principales de sus hijos e hijas.

Aunque el síndrome del nido vacío puede aparecer en cualquier momento, es más común en aquellos padres y  madres cuyos hijos han dejado la casa después de haber vivido con ellos durante muchos años. Los sentimientos que lo caracterizan son principalmente de soledad, ansiedad, depresión e incluso se puede experimentar la sensación de pérdida de sentido de la vida.

En muchos casos, mamá o papá se ven a sí mismos únicamente como padres de familia y no como individuos independientes. Cuando sus hijos se van, ese propósito o función se ve desvanecido, se manifiesta la sensación de vacío de forma emocional y física, además de que  el replanteamiento de la vida se traduce como algo no deseado. Además, es común la percepción de que han perdido la conexión con sus hijos porque ya no los ven a diario y no comparten los mismos espacios e intereses.

Sin embargo, el síndrome del nido vacío, visto desde un enfoque diferente, representa una oportunidad para desarrollarse personalmente y explorar nuevos retos e intereses. Este periodo de transición representa un momento para fortalecer las relaciones de pareja o incluso para buscar nuevos proyectos profesionales o personales que les brinden un nuevo propósito y una sensación de logro.

Es importante destacar que este síndrome es una reacción natural y diferente para cada padre o madre, incluso también para otros miembros de la familia que se hayan involucrado en la crianza. Cada uno debe encontrar su propio camino, conectar con sus emociones para identificarlas, así como con sus pensamientos, trabajar en su individualidad y volver a conectar consigo mismos. Cabe resaltar que en algunos casos se requiere buscar ayuda de algún profesional que pueda apoyar en este proceso.

También existe la posibilidad, de que los padres, madres o tutores encuentren bienestar mediante la interacción con personas que comparten esta misma experiencia y que pueden ofrecerles su apoyo emocional. Además de esto, la práctica de actividades físicas o recreativas y la adopción de un estilo de vida saludable puede impactar en el bienestar y contribuir a mantener la salud mental.

Artículo anteriorRegreso a clases. Cómo administrar los gastos
Artículo siguienteTrastornos psicosomáticos: interacción entre la mente y el cuerpo
ORIENTA PAE
Somos una empresa que implementa el Programa de Asistencia a Empleados más completo en México y LATAM con el objetivo de brindar bienestar a las empresas, los empleados y sus familias a través de nuestras herramientas de salud laboral.
0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios