Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

0
672
TDAH

¿Has oído hablar sobre el TDAH? ¿Sabes el significado de estas siglas? En este artículo conocerás sus diferentes aspectos, desde su origen y causas, hasta los síntomas más comunes y los diferentes tratamientos disponibles. Además conocerás cómo este trastorno puede afectar a las relaciones personales, la autoestima y el bienestar emocional de quienes lo padecen.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurobiológico que afecta el desarrollo de las funciones ejecutivas del cerebro. Se caracteriza por tener dificultad en la atención sostenida, impulsividad e hiperactividad. Aunque se diagnostica con mayor frecuencia en la infancia, puede persistir hasta la edad adulta.

Este trastorno por lo general dificulta la concentración y el prestar atención durante períodos prolongados de tiempo. Se presentan frecuentes distracciones, lo que dificulta el desempeño académico y laboral. Además, puede afectar la capacidad de controlar impulsos, lo que puede llevar a la toma de decisiones precipitadas o dificultades para seguir instrucciones.

La hiperactividad es otro componente clave de este trastorno. Las personas que lo padecen, suelen tener dificultades para quedarse quietas y parecen estar siempre en movimiento. 

La presencia de TDAH en los menores en edad escolar, suele complicar aspectos necesarios para el aprendizaje como, la atención y concentración, sin embargo, con el tratamiento profesional y el involucramiento de padres y profesores, se pueden lograr muy buenos resultados académicos. En el ámbito laboral, sucede algo similar, puede generar dificultades sobre la organización y el cumplimiento de plazos de entrega. No obstante, al contar con un tratamiento específico y utilizar estrategias para su desarrollo, se puede trabajar de manera efectiva sin afectar la  productividad.

Aunque se desconoce la causa exacta del trastorno, se cree que hay un componente genético y neurológico involucrado. Estudios especializados sugieren que ciertos factores ambientales, como la exposición prenatal al tabaquismo o el plomo, pueden aumentar el riesgo de desarrollarlo.

Por otra parte, el tratamiento involucra una combinación de medicación y terapia conductual. Los medicamentos estimulantes pueden ayudar a mejorar la atención y reducir la hiperactividad, más es importante considerar que, antes de tomar cualquier medicamento se debe consultar a un médico especialista. Así mismo, la terapia conductual, brinda el acompañamiento para  desarrollar estrategias de organización, un manejo efectivo del tiempo, gestión de impulsos, etc., ayudando a mejorar el desempeño y desarrollo interpersonal.

Es importante destacar que el TDAH no es una condición que se pueda curar, sin embargo, con el tratamiento adecuado, las personas con este trastorno pueden gestionar sus síntomas y vivir una vida plena y satisfactoria. La educación y el apoyo son fundamentales para ayudarles a enfrentar los desafíos que se les presentan diariamente.

Artículo anteriorLa adopción también es inclusión
Artículo siguienteControla tus gastos de fin de año 
ORIENTA PAE
Somos una empresa que implementa el Programa de Asistencia a Empleados más completo en México y LATAM con el objetivo de brindar bienestar a las empresas, los empleados y sus familias a través de nuestras herramientas de salud laboral.
0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios