¿Por qué se habla tanto de la violencia de género?

0
382
Violencia de género

En 2007, se promulgó la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, constituyendo un pilar en el marco normativo nacional para atender la violencia contra las mujeres en el país, definiéndola así, como “cualquier acción u omisión, basada en su género, que cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte a cualquier mujer”.

Especialistas en la materia han señalado que la violencia contra las mujeres, por motivos de género, es un fenómeno amplio y complejo que se encuentra arraigado en las estructuras sociales e incluye diversas manifestaciones.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016 presenta información centrada en las percepciones que tienen las mujeres mayores de 15 años, en relación con algunos roles y estereotipos de género. Estos son patrones culturales acerca de cómo son y cómo se deben de comportar las mujeres y los hombres, y se ven reflejados en la forma en que se educa a niñas y niños, tanto en la familia como en la escuela y en otros espacios de socialización; incluso, se reflejan en el uso del lenguaje.

Dicha encuesta arroja datos sobre los roles más representativos, y su aceptación, por ejemplo: que las mujeres casadas “deben tener relaciones sexuales con su esposo cuando él quiera” con 65.9% de aceptación, el 34.1% son mujeres con incidentes de violencia. Por otro lado, 22.1 millones de mujeres consideran que aquellas madres que trabajan descuidan a sus hijas, de ese porcentaje, 44.0% han vivido violencia. Son 14.9 millones de mujeres las que piensan que las personas de su mismo género deben vestirse sin escotes, para que no las molesten los hombres; con esta creencia, se normaliza la violencia por la forma de vestir. También destaca que 24.6 millones de mujeres están de acuerdo con tener el derecho a salir solas por la noche, para divertirse; de ellas, el 52.3% son violentadas.

Con base en la ENDIREH es posible obtener información sobre el tipo y calidad de la atención que las mujeres reportan haber recibido, por parte de las autoridades, cuando presentan alguna queja o denuncia por agresión recibida en cualquiera de los ámbitos de la violencia.

El 7.3% de las mujeres de 15 y más años, que tienen o han tenido una relación de pareja, sufrieron algún episodio de violencia física y/o sexual, por parte de su pareja, durante los últimos 12 meses. De ellas, solo 361 mil presentaron una queja o denuncia ante alguna autoridad. Las mujeres reportaron, como resultado de la queja o denuncia, la detención del agresor en 67 mil casos (18.6%); mientras que solo en 28 mil casos (7.7%) se consignó ante un juez. Las autoridades emitieron la orden de protección o la orden de desalojo en 80 mil casos (22.1%). El 11.8% de las mujeres retiraron la demanda o no siguieron con los trámites. Por otro lado, en 108 mil casos (29.8%) no procedió la denuncia y en 49 mil casos no saben qué sucedió. Finalmente, es de llamar la atención que en 78 mil casos (21.7%) se firmó un acuerdo conciliatorio, a pesar de lo señalado en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, dónde no es pertinente aplicar las instancias conciliatorias, pues se deja en estado de riesgo y vulnerabilidad a las mujeres denunciantes.

A pesar de reconocer los problemas con su pareja y haber pensado en separarse, para muchas mujeres no resulta sencillo tomar esa decisión. En este sentido, la ENDIREH nos muestra algunas de las razones que tienen: 1.7 millones de mujeres que no denuncian: el 32.1% declaró que no denuncia por sus hijas e hijos, una cuarta parte (23.6%) mencionó que por no tener a donde irse a vivir y que él no quiere salirse de la casa. Asimismo, la carencia de recursos económicos para sostenerse y el no contar con redes de apoyo son motivos que, respectivamente, 18.0% y 12.7% de las mujeres señalan como causa para no separase, aun cuando lo han considerado o deseado. Destaca también que una quinta parte de las mujeres piensa que los problemas con su pareja no son tan graves como para separase. Una expresión más de la violencia de pareja y que impide la separación consiste en el miedo y las amenazas de que son objeto: 7.5% tiene miedo de lo que su pareja le pueda hacer a ella o a sus hijas(os) y 4.9% manifestaron amenazas por parte de sus parejas, relacionadas con quitarles a sus hijas(os) o la casa en que habitan.

La ENDIREH indagó sobre los incidentes de violencia que las mujeres de 15 y más años, vivieron durante su infancia. Los datos indican que, en México, el 38.2% de ellas vivió violencia. Por entidad federativa, destaca Nuevo León, en donde el porcentaje de mujeres con al menos un incidente de violencia en su infancia fue el más bajo a nivel nacional (22.7%). Por el contrario, quien presentó un alto porcentaje fue Colima con 48.8 por ciento. La violencia física es la predomina en incidencia, pues un tercio de las mujeres de 15 y más años (32.1%) así lo señalaron, le sigue la violencia emocional (18%) y la sexual (9.4%). En Colima, el 42.3% reportaron haber vivido violencia física en su niñez; la mayor prevalencia de violencia emocional se presentó en Oaxaca (24.2%) y, en Quintana Roo, el 12.3%, declaró haber sido violentada sexualmente en su infancia.

Debemos comprender que, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como nuestra máxima ley nacional, contempla en su artículo primero que, en nuestro país, todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte. Entre ellos se encuentran:

  • La igualdad de derechos entre hombres y mujeres, en un lenguaje inclusivo, se debería traducir en equidad para todas las personas.
  • Libertad sexual y reproductiva
  • Derecho a la vida
  • Libertad laboral

Entre otros, que protegen el correcto desarrollo de cada persona, e imponen la obligación al Estado Mexicano, de legislar, prevenir y atender, todas aquellas situaciones que no lo permitan.

Sin embargo, acorde a las estadísticas que revisamos previamente y, los recientes sucesos en la vida del país, se deduce la falta de respeto entre los ciudadanos, respecto de los derechos de cada uno de nosotros, así como la poca cobertura de la autoridad para dar respuesta a los eventos, contener y erradicar las conductas delictivas, como lo es la violencia de género.

Artículo anterior¿Qué son los probióticos y cuáles son sus beneficios?
Artículo siguienteDerecho de las mujeres a una vida libre de violencia
Con el fin de apoyar a las empresas a promover la continuidad del negocio durante la presente contingencia (COVID-19), Orienta PAE ha generado acciones para comunicar a través de diferentes contenidos información de valor para usuarios y clientes del programa PAE.
0 0 votos
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios