¿Sabes qué es el Paludismo?

0
104
Paludismo

Empezaré por definir qué es el Paludismo o Malaria, como también se le conoce, básicamente es una enfermedad producida por varias especies de parásitos del género plasmodium y que se transmite por la picadura de la hembra del mosquito Anopheles infectado. De las más de 100 especies de este parásito, hay 4 que son causantes de esta enfermedad en seres humanos.

Lo anterior supone que no debemos hacer caso omiso, ya que, es considerada un problema de salud pública en más de 90 países, incluyendo México; es la quinta causa de muerte debida a enfermedades infecciosas después de las enfermedades respiratorias, del VIH, de las enfermedades diarreicas y de la tuberculosis.

Las regiones de África, regiones tropicales o denominadas de extrema pobreza, son aquellas en las que se registra mayor índice de contagio; sin embargo, el riesgo es para todas las personas, debido a que año con año viajeros de todo el mundo se introducen en regiones en las que pudiera haber un riesgo de ser picados por el mosquito; posteriormente, cuando viajan a otros países o a su lugar de origen, el contagio pudiera pasar desapercibido en los controles sanitarios, debido a que, inicialmente los síntomas son inespecíficos y aparecen tras un período de incubación de 10 a 30 días aproximadamente, o, incluso, de un año, en casos producidos por algunas cepas del parásito.

Pero ¿Cómo se adquiere el Paludismo? y ¿Cuáles son los síntomas?

Como he mencionado, la transmisión se da por la picadura del mosquito Anopheles hembra, en cuya saliva se encuentra el parásito. Cuando el Anopheles pica, dicho parásito pasa al torrente sanguíneo de la persona; ya en el interior se mueve rápidamente sobre todo hacia el hígado en donde se incuba y posteriormente se segrega a la circulación general introduciéndose en los glóbulos rojos.

Los síntomas frecuentes son fiebre alta, la sensación de malestar, cefalea (dolor de cabeza), cansancio, molestias abdominales, mialgias (dolores musculares) y puede sugerir cualquier otra enfermedad. La cefalea, aunque puede ser intensa, no se acompaña nunca de rigidez de nuca ni de fotofobia (intolerancia a la luz); en el caso de los dolores musculares, no suelen ser tan intensos como en el dengue, la leptospirosis o el tifus.

Son frecuentes las náuseas, los vómitos y la hipotensión ortostática (incapacidad del cuerpo para regular la presión arterial rápidamente), así como los clásicos paroxismos palúdicos, de varias horas de duración (fiebres que se repiten cada tercer o cuarto día), consistentes en picos de fiebre precedidos de escalofríos. La fiebre es irregular, en las fases iniciales, superando incluso los 40ºC.  En algunos adultos y menores de edad se acompaña de taquicardia e incluso delirium. Al final de la crisis febril (fiebre) aparece sudoración abundante y somnolencia.  

El Paludismo puede adquirirse a cualquier edad, igual en hombres que en mujeres y en Nniños; es incapacitante para la realización de actividades diarias.

¿Qué prueba o estudio debes realizarte si hay sospecha de Paludismo?

EL diagnóstico de Paludismo se hace con una prueba de sangre llamada “Gota gruesa” en la que se observa, a través del microscopio, la gota de sangre y se identifica si en los glóbulos rojos se encuentra el parásito.

Para el tratamiento es necesaria la hospitalización de las mujeres embarazadas, los niños pequeños, los pacientes que no pueden tomar tratamiento por vía oral y las personas no inmunes, por ejemplo, los viajeros, en los que se sospecha paludismo.

La OMS recomienda, antes de administrar el tratamiento, la confirmación del diagnóstico con métodos parasitológicos (ya sean pruebas de microscopía o de diagnóstico rápido), cuyos resultados pueden obtenerse en 30 minutos o incluso menos. La prescripción de un tratamiento basada únicamente en la sintomatología debe reservarse para aquellos casos en los que no sea posible hacer un diagnóstico parasitológico.

Cómo prevenir

Si vives o viajarás a una zona donde la malaria es común, toma precauciones para evitar que te piquen los mosquitos (incluso para protegerte de otras enfermedades que se transmiten por picadura de mosquitos). Los Anopheles, como otros mosquitos, están más activos entre el atardecer y el amanecer.

Para protegerte de las picaduras podrías considerar lo siguiente:

  • Cubrir tu piel. Usar pantalones, playeras o camisas de mangas largas.
  • Aplicarte repelente de insectos en la piel y en la ropa. Los aerosoles que contengan dietiltoluamida pueden usarse en la piel y los aerosoles que contengan permetrina son seguros para aplicar en la ropa.
  • Dormir debajo de una red mosquitera. Las redes mosquiteras, particularmente aquellas que están tratadas con insecticida, ayudan a prevenir las picaduras de mosquitos mientras duermes.

Recuerda que ante cualquier síntoma que represente algo atípico en tu persona, acude a servicio médico de inmediato; no te automediques.

Artículo anteriorLa importancia del juego en la infancia
Artículo siguienteDerechos humanos de los infantes
Con el fin de apoyar a las empresas a promover la continuidad del negocio durante la presente contingencia (COVID-19), Orienta PAE ha generado acciones para comunicar a través de diferentes contenidos información de valor para usuarios y clientes del programa PAE.
0 0 votos
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios