La adicción y su relación emocional

0
779
Adicciones

En los últimos años se ha investigado la razón por la cual se desarrolla una adicción, más allá de la dependencia a la sustancia como tal. Se ha identificado que la adicción a una sustancia o conducta, puede tener una estrecha relación con las emociones, sensaciones y sentimientos.

Una adicción es una enfermedad recurrente del cerebro, que busca alivio, placer o determinadas sensaciones de forma instantánea y externa, a través del consumo o uso de sustancias u otras conductas específicas. Lo que hace que se repita el consumo o la acción no es únicamente a causa de la sustancia o actividad como tal, sino también el efecto emocional y sensorial que se asocia al momento de consumir o realizar la actividad adictiva.

Las personas que inician con algún tipo de adicción suelen utilizar dichas sustancias o recurrir a conductas específicas y reiteradas para evadir emociones o situaciones como el estrés, la ansiedad, la tristeza, la ira y la soledad o bien, para buscar la aprobación de personas cercanas o desconocidas en esta necesidad de pertenecer, entre otras conductas que manifiestan falta de gestión emocional y que son propicias para que la adición se inicie, se mantenga y se refuerce. La adicción proporciona  la creencia de “alivio temporal” a estos sentimientos o necesidad de escape de la realidad, lo que a su vez crea un ciclo adictivo. Sin embargo, de manera gradual, la adicción provoca efectos adversos tanto físicos, mentales y  emocionales que se extienden e intensifican a largo plazo, lo que resulta en una mayor dependencia de la sustancia o actividad adictiva, en la búsqueda de esa percepción momentánea de evasión o fuga de la realidad.

En la adicción existe negación o autoengaño que se presenta como una dificultad para percibir la relación entre la conducta adictiva, el deterioro personal y el uso a pesar del daño.

Algunos de los factores de riesgo emocionales más comunes, que pueden conducir a las adicciones son:

  • Abuso emocional, físico o sexual en la infancia.
  • Estilos parentales distantes o negligentes.
  • Ser víctima de acoso escolar.
  • Ser víctima de violencia doméstica.
  • Sobrevivir a un desastre natural potencialmente mortal.
  • Perder a un ser querido por muerte, separación o desaparición.

La adicción no solo va a generar impacto en la parte física, emocional e interaccional de la persona, también se genera cierto impacto en cada uno de los miembros de la familia, su círculo social y en el ámbito laboral.

Es importante destacar que no todas las adicciones son causadas por problemas emocionales, pero el componente emocional es un factor importante en la mayoría de los casos. Por tanto, una persona que está tratando de superar una adicción requiere de apoyo multidisciplinario, en el cuál intervengan  médico, psicólogo, psiquiatra para abordar la dependencia física y psicológica, así como los problemas  subyacentes en diferentes áreas de vida.

Artículo anteriorCambia tu relación con la comida
Artículo siguienteCómo superar el síndrome de abstinencia
ORIENTA PAE
Somos una empresa que implementa el Programa de Asistencia a Empleados más completo en México y LATAM con el objetivo de brindar bienestar a las empresas, los empleados y sus familias a través de nuestras herramientas de salud laboral.
0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios