Valoración rutinaria del pie en diabético

0
726
Pie diabético

El pie es una parte del cuerpo que se encuentra expuesta a diferentes agresores, como:  humedad, uso de calzado inadecuado o desgastado, imperfecciones en el suelo, etc.

El mecanismo de alerta más importante de nuestros pies es el dolor, ya que con esta sensación podemos detectar cuando nos pinchamos o golpeamos, si se irrita alguna parte de nuestra piel o, incluso, si se lastiman tejidos más profundos. Al ser el dolor algo desagradable, nos obliga a verificar la causa y retirarla antes de que el daño sea mayor.

Aunado a la afectación de los nervios, también se genera un daño a la circulación microscópica, lo que retarda la regeneración de los tejidos y la capacidad del sistema inmune, propiciando las condiciones que pueden causar infección de la herida.

Por tales cambios, en los pacientes con diabetes, se determina a sus pies como “pie diabético” y en la escala que usan los médicos, si no existen lesiones, se clasifica como pie de riesgo.

Al tener en cuenta esa predisposición a que las infecciones progresen de forma más sencilla, tiene un impacto favorable la prevención de lesiones y el manejo precoz de las mismas, donde la responsabilidad de valorar diariamente los pies recae directamente en el paciente en cuestión.

  • Se sugiere que, por lo menos una vez al día, se visualicen los pies a detalle, buscando lesiones, sangrados, cambios de coloración de la piel, inflamación o cualquier alteración. Conocer las características normales de los propios pies, permitirá detectar alteraciones de manera más eficiente.
  • Dentro de los ajustes en los hábitos de vida, se debe de adquirir calzado y calcetines apropiados para personas con diabetes, éstos presentan mayor confort en los puntos de presión y elásticos menos rígidos, para no afectar la circulación.
  • Además, será importante cuidar el corte de las uñas, no permitiendo que crezcan demasiado y puedan generar cortes o uñas enterradas; en algunos casos, es conveniente la valoración e intervención de un podólogo para el recorte adecuado de las uñas.
  • En caso de encontrarse alguna lesión, es prioritario recibir atención médica lo antes posible, para iniciar el manejo de forma precoz y tratar de limitar el daño; se puede acudir con un médico general o familiar y, en algunos casos, con un cirujano general o un angiólogo. 

Una complicación del pie diabético es la muerte del tejido de la extremidad, lo que requerirá de un manejo radical y puede poner en riesgo la vida. Una buena prevención y manejo precoz de las heridas, permitirá evitar estas situaciones.

Artículo anteriorCómo afectan los estereotipos de la edad en el trabajo
Artículo siguienteTrastornos de la conducta alimentaria, un riesgo para la salud
Somos una empresa que implementa el Programa de Asistencia a Empleados más completo en México y LATAM con el objetivo de brindar bienestar a las empresas, los empleados y sus familias a través de nuestras herramientas de salud laboral.
0 0 votos
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios